24173792_1578630595559391_6900625329493754861_o

Los suelos de PVC están cada vez más presentes en los hogares y, aunque se trata de un material muy resistente, es necesario saber cómo cuidarlos para alargar su vida útil y mantenerlos en perfectas condiciones. Te ofrecemos algunos consejos para cuidar los suelos de PVC y mantener su aspecto como el primer día.

Puedes limpiarlos con agua, pero en su justa medida

Para cuidar los suelos de PVC es imprescindible no abusar del agua. Lo cierto es que la mayoría de los suelos de este tipo que podemos encontrar hoy en día en el mercado son resistentes al este líquido, pero eso no significa que abusar de ella no pueda traernos problemas, sobre todo porque si hay losetas que no están bien unidas, el agua puede colarse generando malos olores o incluso haciendo que el pavimento se levante. Usa agua para limpiar tus suelos, pero en su justa medida.

Usa productos adecuados

Los productos abrasivos pueden modificar rápidamente la estética de tus suelos deteriorándola. Lo ideal para cuidar los suelos de PVC es utilizar productos específicos para ellos que respeten sus características.

Limpia bien tus zapatos antes de entrar en casa

Las piedras, la suciedad o la arena que quede en las suelas de tus zapatos puede dañar tu suelo así que no hay mejor método para prevenir las consecuencias que colocar un buen felpudo a la entrada de casa y habituarse a limpiarse bien los zapatos antes de entrar. También es importante barrer o aspirar el suelo todos los días para eliminar cualquier resto que haya podido terminar entrando.

Limpia rápidamente cualquier derrame

¿Se te ha caído un refresco, leche, vino o cualquier otro líquido? Límpialo inmediatamente con los productos adecuados para evitar que tu suelo se termine decolorando.

Eso sí, es importante que para limpiar tu suelo uses la fórmula correcta. Por ejemplo, si se trata de una mancha de tinta, tomate, mostaza, sangre o remolacha para limpiarla aplica lejía diluida unos minutos sin frotar y luego enjuaga.

Si la mancha es de grasa o bolígrafo, puedes frotar con un paño empapado en aguarrás y luego enjuagar bien al terminar para no dejar restos.

Las manchas más densas o fuertes puedes eliminarlas mezclando lejía, aguarrás, alcohol de quemar o zumo de limón con agua tibia.

Olvídate de la cera

Para cuidar los suelos de PVC no te hace falta usar cera ya que éstos vienen diseñados con un recubrimiento que los hace brillar. La cera simplemente no se adhiere bien al material y, peor aún, lo estropeará y dejará la suciedad pegada al pavimento.

En realidad, tener y mantener los suelos de PVC es más sencillo de lo que pueda parecer por eso esperamos que con esta información, si estabas dudando, te convenzas de que no hay nada que tener y que puedes tener esta herramienta decorativa en tu casa. Incluso puedes tenerlas en baños y cocinas porque cada vez hay más modelos resistentes a las condiciones de humedad y a la suciedad.